$50.000,00$60.000,00

 

"A Arturo Echeverri no le hacen falta estudios académicos que valoren su obra, pero sí tal vez lectores desprevenidos que recurran a él por placer literario. A estos últimos yo les diría que la mejor manera de abordar hoy a este gran autor es comenzando por Antares y siguiendo con Belchite, por varias razones. La primera es que los límites difusos entre narrador y autor las hace fuertemente contemporáneas. Y si a esto se le agrega el estilo certero del autor, centrado en los hechos y en los personajes, sus novelas se le van a uno entre los dedos sin pensar que fueron escritas hace cincuenta años. Además, Antares, como relato de viaje, tiene algo que le es ajeno a las otras obras del autor, y es la condición de elección propia, por parte de sus protagonistas, para realizar la travesía. Como decíamos, tanto el teniente Echeverri como su compañero Parra no tenían obligación de partir en semejante aventura. Todo se debía a un deseo personal, creado mitad en su imaginación y mitad en el reto personal de superarse a sí mismos venciendo la selva. Es significativo recordar que la embarcación no está diseñada para navegar a motor, por lo que sus tripulantes deberán permanecer a merced del viento. Y, como es lógico, este último no soplará sino hasta muy avanzado el viaje, ya en aguas del gran Amazonas y en el océano. Por lo pronto, en el Putumayo y en muchos pasos decisivos ribereños, el azar “buscado” de la corriente será su único timonel. Por su parte, Belchite es una novela juvenil que, a pesar de desarrollarse en un pueblo y no en una gran ciudad como, por ejemplo, la Nueva York de El guardián entre el centeno de Salinger, se asemeja precisamente a esta en que se halla sustentada en la búsqueda de una individualidad. Más allá de que los valores religiosos o tradicionales estén presentes en la historia como ambientación, es la actitud de su personaje principal la que verdaderamente lleva las riendas de la historia. Al igual que Antares, Belchite es un novela suficientemente íntima para ser leída más allá de su contexto social, lo cual quizá no sea tan cierto en el caso de Marea de ratas o Bajo Cauca. Sin embargo, cuando nos adentramos en estas últimas, todavía con el regusto fresco de Antares y Belchite, llegamos a ellas desde lo humano y no desde lo social. Esto le permitirá al lector sostener dos diálogos al mismo tiempo: uno con la voz del autor y otro con la de los personajes de sus novelas más centradas en el conflicto social. En Bajo Cauca, por ejemplo, la historia del aserrador que hace un tránsito entre el campo y la ciudad no se queda ahí, sino que se convierte en la contracara del recorrido vital de su autor, quien ha hecho precisamente el proceso contrario —de la ciudad al campo— en busca de sus personajes. Si bien Arturo Echeverri no solo vivió en carne propia la violencia sino que enfrentó los remotos parajes del Bajo Cauca, no fue tal aserrador, como sí fue en otro momento el viajero de Antares y el protagonista de Belchite. Esto no quiere decir que Bajo Cauca responda a meras invenciones, todo lo contrario, el autor bajó a las profundidades de sus personajes para encontrarlos, y al recorrer sus pasos logró desentrañar el drama fundamental de cada uno de ellos". 

Este es un fragmento de "Arturo Echeverri Mejía. Un desertor en busca de sí mismo" de Ignacio Piedrahíta. Se puede leer el texto completo aquí

Título  Novelas y cuentos (dos tomos)
Autor  Arturo Echeverri Mejía
Editorial  Colección de Autores Antioqueños
Año de publicación  SD
Categoría  Narrativa
Género  Novela y cuento
Observaciones  Libros leídos. 10/10
translation missing: es.general.search.loading